Los retos de la oficina digital

13/02/2017

Alrededor de un 90 % de las empresas inmobiliarias consideran la digitalización crucial para sus operaciones pero, ¿cuántas están actuando al respecto?

La tecnología facilita el trabajo. De acuerdo con un estudio realizado por la Federación Alemana de Inmobiliarias (conocida como ZIA) un 90 % de las empresas consideran que la digitalización es un sector importante a desarrollar pero, en realidad, ¿cuántas lo han llevado a cabo? Un 80 %. Este cambio es real.

«Lo digital se ha convertido en un elemento clave en las empresas inmobiliarias. Está cambiando nuestra manera de trabajar, dónde trabajamos y los servicios que ofertamos», comenta Erik Beets, director de gestión de activos en PATRIZIA Immobilien AG. Este cambio está motivado por la continua digitalización del mundo, lo que condiciona las expectativas de los clientes y, por lo tanto, los servicios que los inversores institucionales requieren de los expertos en inversión inmobiliaria. Es una transformación compleja.

Operaciones más fluidas a todos los niveles

Lo que posibilita estos cambios es la tecnología utilizada para las necesidades diarias de un negocio: el software que la empresa necesita para trabajar y comunicarse. A nivel básico, se trata de introducir herramientas digitales que agilicen las operaciones rutinarias así como la comunicación interna y externa.

También se trata de tener un departamento informático que permanezca en todo momento actualizado y que desarrolle los sistemas que facilitan las transacciones, el acceso a los datos y un intercambio seguro de flujo de datos. Unas operaciones internas fluidas y una conexión segura con los proveedores externos y los clientes ahorrarán recursos que podrán reinvertirse en tareas operativas clave.

La transformación digital también afectará al tipo de propiedad comercial que los inversores considerarán para sus carteras. Las oficinas inteligentes alterarán el paisaje de oficinas a medida que aumenta la popularidad de los espacios de trabajo compartido y los centros de negocios temporales.

Móvil, transparente y de moda


A otro nivel, las plataformas inmobiliarias digitales (las llamadas operaciones PropTech) harán posible una mayor transparencia en el mercado inmobiliario, en el cual los consumidores pueden comparar y contrastar propiedades comerciales y residenciales con solo pulsar un botón o desplazarse por un smartphone, algo que originará un mercado más competitivo.

Los dispositivos digitales también han hecho posible el trabajo remoto y móvil, ofreciendo opciones de trabajo flexible además de acceso a datos clave mientras se viaja o se visitan clientes. Las soluciones web son cruciales en el futuro de las operaciones orientadas al servicio.

En el mismo estudio de ZIA, el 100 % de las empresas encuestadas considera la tecnología móvil como la tendencia digital más importante en cuanto al futuro del sector inmobiliario. Un 70 % de las empresas inmobiliarias tradicionales y un 96 % de las plataformas inmobiliarias digitales ya han implementado soluciones móviles.

Entre otras tendencias bien posicionadas se incluyen las tecnologías que usan la nube, macrodatos y sistemas de estructuración de datos. Sin embargo, el uso de dichas herramientas es considerablemente menor que el de tecnología móvil y tan solo un 20 % de las empresas usan dichos datos en la actualidad.

Una tendencia que necesita humanidad

“A pesar de la promesa de servicios digitales personalizados, el elemento humano, experto y verdaderamente personal será el realmente codiciado en la industria inmobiliaria”
Erik Beets, director de gestión de activos en PATRIZIA Immobilien AG

Para poder alcanzar el potencial que ofrece la digitalización, las empresas deberán buscar un talento multidisciplinar, no solo para los nativos digitales (personas nacidas en la era digital), sino para los denominados inmigrantes digitales (aquellos que han aprendido el uso de las nuevas tecnologías a una edad adulta). La mejor solución provendrá de la mano de una combinación de experiencia y de destrezas digitales.

Evidentemente, existe un nerviosismo generalizado frente a un gran cambio. La domótica, robótica y las innovaciones digitales afectarán a nuestro puesto de trabajo, pero también conllevarán oportunidades nuevas. Nos encontramos ante la transición entre la era industrial y la era digital, para lo cual es necesario prepararse.

Y, «a pesar de la promesa de servicios digitales personalizados, el elemento humano, experto y verdaderamente personal será el realmente codiciado en la industria inmobiliaria», cree Beets. 

Photos: Stockphoto/Alamy