We use cookies to adapt this website to your needs as well as to improve our services. The further use of the website is understood as consent to our regulations on cookies.

Los inversores asiáticos a la caza de propiedades en Europa

Los rascacielos dominan el paisaje de las metrópolis en todo el mundo. Las inversiones en propiedades de alquiler a largo plazo están muy demandadas por los inversores asiáticos. Sin embargo, los edificios emblemáticos como el Astro Tower de Bruselas, adquirido por PATRIZIA para un grupo coreano en 2016, rara vez salen a la venta.

Se prevé una megaventa en el sector inmobiliario londinense; un inversor asiático está ofreciendo 1.150 millones de libras —unos 1.300 millones de euros— para adquirir el edificio Leadenhall, también conocido como Cheesegrater —‘rallador de queso’—  por su peculiar diseño. Este es tan solo un ejemplo de entre muchos  —al fin y al cabo los inversores internacionales han ido adquiriendo un rascacielos tras otro en las principales ciudades europeas desde hace años—.

Esta es parte de una  tendencia todavía más amplia: los inversores internacionales están cambiando sus estrategias de inversión para aumentar significativamente la distribución de sus propiedades inmobiliarias. Los inversores surcoreanos, por ejemplo, se han marcado como objetivo una distribución inmobiliaria de un 15% de toda su cartera, aunque de momento solo alcanzan un 8%. Esto hace que los edificios de oficinas en lugares clave que aseguren beneficios a largo plazo sean especialmente interesantes para ellos, y los inversores asiáticos no se lo piensan a la hora de realizar inversiones a gran escala de 80 millones de euros o incluso más.

El hecho de que los precios de compra hayan aumentado sustancialmente —por lo menos en lo que respecta al euro y la libra— no parece ser un impedimento, ya que los principales inversores asiáticos se benefician de la solidez del dólar americano. Debido a que las divisas asiáticas suelen estar vinculadas a la moneda de reserva mundial, las propiedades prime europeas, como el edificio Leadenhall, resultan relativamente asequibles. Durante los últimos tres años, la libra británica se ha devaluado en más de un cuarto frente al dólar americano.

Astro Tower Brüssel Grafik

El declive del euro atrae a inversores internacionales

El won coreano pocas veces ha estado tan fuerte como en la actualidad, estando el cambio a 1.200 wones por euro en el mercado de divisas.  Durante la crisis financiera de 2008/2009,  el cambio en algunos momentos alcanzó los 2.000 wones por euro. Además, los préstamos inmobiliarios  basados en el euro son más baratos que en la zona dólar y es probable que lo sigan siendo durante un tiempo. A diferencia de la Reserva Federal, el Banco Central Europeo no se plantea un cambio en las tasas de interés todavía, aunque,  como en los Estados Unidos, se ha producido un aumento significativo en los precios al consumo. En 2016 los inversores asiáticos aprovecharon esta extraordinaria combinación de bajos tipos de interés y unos tipos de cambio favorablespara diversificar sus carteras. A fin de cuentas, diversificar en diferentes mercados también significa diversificar el riesgo.

En representación de un grupo coreano, PATRIZIA ha adquirido a una empresa inmobiliaria española el Astro Tower en Bruselas. Con 107 metros de altura, el edificio es uno de los más emblemáticos del skyline de Bruselas. «Gracias a nuestro posicionamiento paneuropeo y nuestra amplia experiencia, hemos vuelto a identificar con éxito una inversión inmobiliaria altamente interesante para nuestros clientes asiáticos», afirma Dr. Konrad Finkenzeller, Director Internacional de Clientes Institucionales de PATRIZIA.

Astro Tower Brüssel

Un alto nivel de eficiencia energética y una completa renovación

Construido en 1976, el edificio Astro Tower está situado en el distrito financiero central de la capital belga en las inmediaciones del Parlamento Europeo. El edifico cuenta con 36.000 metros cuadrados de oficinas distribuidos en 33 plantas, junto con un aparcamiento subterráneo de cinco plantas con capacidad para 264 vehículos. El anterior propietario reformó el edificio por un valor de 100 millones de euros y ahora posee la calificación de eficiencia energética más alta.

«Durante años, el mercado inmobiliario de oficinas en Bruselas se ha caracterizado por su estabilidad y, por lo tanto, posee un gran atractivo para los inversores institucionales.»

Etienne Marcot, Director General en PATRIZIA Francia

Desde octubre de 2016 la Torre Astro ha estado ocupada en su totalidad por la agencia de empleo estatal Actiris, con un contrato de arrendamiento indexado de 26 años, concluido sin opción de rescisión. La propiedad está gestionada por el equipo de gestión de activos de la filial de PATRIZIA en Francia, que es responsable de Francia y Bélgica. «Durante años, el mercado inmobiliario de oficinas en Bruselas se ha caracterizado por su estabilidad y, por lo tanto, posee un gran atractivo para los inversores institucionales», declara Etienne Marcot, Director General en PATRIZIA Francia.

Distribución inmobiliaria en auge

Gracias a un creciente interés por parte de los inversores en la distribución inmobiliaria a escala mundial, las propiedades en las principales ciudades europeas con leasing a largo plazo están muy cotizadas. Los bajos tipos de interés y unos tipos de cambio favorables contribuyen aún más a mantener esta tendencia. La demanda es incluso mayor cuando se trata de torres de oficinas representativas, como en el caso de la recientemente renovada Astro Tower en Bruselas, adquirida por PATRIZIA en 2016 en nombre de un grupo coreano.

Fotografía: Getty Images

comparte este artículo