We use cookies to adapt this website to your needs as well as to improve our services. The further use of the website is understood as consent to our regulations on cookies.

Las desoladas granjas españolas dicen mucho del mercado inmobiliario europeo

Si viajas en coche por el interior de España, te cautivará la gran belleza de sus paisajes. Pero esa belleza está rodeada de una sensación de desolación. Las murallas derruidas de granjas abandonadas que se esconden entre plantaciones de pinos y almendros y las calles desiertas de antiguos pueblos evidencian el paso de una de las fuerzas demográficas más poderosas de la actualidad.

comparte este artículo:

Si viajas en coche por el interior de España, te cautivará la gran belleza de sus paisajes. Pero esa belleza está rodeada de una sensación de desolación. Las murallas derruidas de granjas abandonadas que se esconden entre plantaciones de pinos y almendros y las calles desiertas de antiguos pueblos evidencian el paso de una de las fuerzas demográficas más poderosas de la actualidad.

La despoblación rural está drenando la vida de la mitad de los pueblos y aldeas de España. La población de regiones como Aragón, Galicia y las sierras celtibéricas se reduce a un ritmo de cinco habitantes cada hora. Los pueblos de esas regiones se enfrentan a un futuro sombrío a medida que sus jóvenes se marchan para probar suerte en otros lugares.

El resultado es una región que ya rivaliza con las provincias árticas de Laponia como la menos poblada de Europa. Hay menos de ocho habitantes por km² y los que quedan atrás siguen envejeciendo y difuminándose. En 22 provincias, un tercio de los habitantes ya han cumplido 65 o más años de edad (la media nacional es del 16,7%).

España es un ejemplo extremo, aunque las mismas fuerzas existen en toda Europa. The Economist describió recientemente a Bulgaria como el país que más rápidamente se está despoblando del mundo (los siguientes nueve están también situados en Europa el Este).

Alemania del Este experimentó intensamente esta tendencia cuando millones de jóvenes – en su mayoría mujeres – huyeron a occidente tras la reunificación. Décadas más tarde, regiones enteras han quedado en gran medida desprovistas de población infantil. En Italia, el segundo país más antiguo del mundo después de Japón, se han puesto pueblos enteros a la venta.

Luces brillantes, grandes ciudades

La otra cara de la moneda de la despoblación rural es el crecimiento de las ciudades. Incluso en países donde la población está descendiendo, las zonas urbanas continúan creciendo. De nuevo, España representa un ejemplo extremo, aunque en este caso, de crecimiento urbano.

Alasdair Rae, profesor de Estudios Urbanos y Planificación de la Universidad de Sheffield, afirmó recientemente en The Conversation que aunque España solo tiene 93 habitantes por km², no es un país poco poblado. Señaló que, aunque solo el 13% de la superficie de 505.000 km² del país está poblada, su 'densidad vivida' en estas zonas es, de hecho, de 737 personas por km².

Para los inversores que buscan oportunidades de inversión inmobiliaria, el crecimiento de las ciudades es la mejor noticia de nuestra época, aunque deben proceder con cautela.

“Aunque el patrón de asentamiento parece escaso, la población está realmente muy concentrada”, asegura. “De hecho, se podría afirmar que España el país más densamente poblado de entre los principales de Europa atendiendo a esta medida, pese a su apariencia en el mapa”.

Según el trabajo de Alasdair Rae, el km² más densamente poblado de Europa, con más de 53.000 habitantes, se encuentra en la región de Barcelona. En conjunto, existen 33 regiones en toda Europa con una población igual o superior a 40.000 habitantes por km²: 23 están en España y diez en Francia.  

La despoblación rural no es una nueva tendencia. Se viene produciendo desde 1850, aunque ha experimentado un incremento dramático en las últimas décadas. Esta poderosa fuerza seguirá creciendo y perfilando las ciudades europeas en el futuro.

Para los inversores que buscan oportunidades de inversión inmobiliaria, el crecimiento de las ciudades es la mejor noticia de nuestra época, aunque deben proceder con cautela, puesto que existirán destinos tanto ‘ganadores’ como ‘perdedores’. Según los análisis de PATRIZIA, entre 2017 y 2025, solo una tercera parte de las regiones europeas registrarán un crecimiento de su población activa.

Lugares como Dublín, el Gran Londres, Múnich y la región de Randstad continuarán creciendo al prometer empleo, comodidades para las familias y prosperidad, pero solo unas pocas ciudades rentabilizarán esta tendencia. Las estrategias de inversión deben tener en cuenta esta circunstancia.

Para obtener información adicional, consulte el estudio Patrizia Insight, European Residential Markets 2018/2019 o póngase directamente en contacto conmigo.

 

With Greg Langley
 

Photo: Fendt18

comparte este artículo: