We use cookies to adapt this website to your needs as well as to improve our services. The further use of the website is understood as consent to our regulations on cookies.

Big Data, Tecnología Inmobiliaria, Blockchain, etc.: Motores de la innovación para el sector inmobiliario

Hoy en día, nadie duda de que la digitalización está obligando al sector inmobiliario a someterse a unos profundos cambios que irán mucho más allá de prestar un simple soporte tecnológico para los procedimientos administrativos, la documentación y las comunicaciones con clientes y arrendatarios. Esta tendencia afectará transversalmente al sector – por ejemplo, poniendo en entredicho modelos de negocio completos y desarrollando otros totalmente nuevos. Pero ¿qué retos y oportunidades se esconden detrás de palabras de moda como Big Data, Tecnología Inmobiliaria, Internet de las Cosas, Blockchain y contratos inteligentes?

comparte este artículo:

Un avance centralizado en el futuro digital: Big Data

La novedad subyacente se conoce como Big Data. “Los datos son el nuevo petróleo”, es el eslogan de la nueva palabra de moda. Cuantos más datos estén disponibles, más opciones habrá para diseñar productos, servicios y modelos de negocio personalizados. Esto incluye datos de todo tipo: evaluaciones de clientes, arrendatarios, edificios, mercados, evoluciones a corto y largo plazo y mucho más.

El sector inmobiliario ya tiene un gran patrimonio de datos a su disposición. Si se agrupan de forma centralizada, los datos pueden recabarse con mayor exhaustividad y precisión para adoptar decisiones estratégicas y desarrollar productos. La situación de los datos permite, por ejemplo, que los proveedores puedan seguir fácilmente la tendencia generalizada hacia la personalización en el segmento residencial y de oficinas a través de ofertas, conceptos de activos y planteamientos de gestión flexibles. Alexander Betz, Responsable del Programa de Digitalización de PATRIZIA Immobilien AG, comparte esa opinión: “Los datos que el sector inmobiliario genera a través de sus activos, arrendatarios y clientes ofrecen al sector un valioso potencial para seguir desarrollándose”.

“Los datos que el sector inmobiliario genera a través de sus activos, arrendatarios y clientes ofrecen al sector un valioso potencial para seguir desarrollándose”.

Alexander Betz, Responsable del Programa de Digitalización de PATRIZIA Immobilien AG

Google, Uber, Airbnb: empresas cuyo modelo de negocio ya se fundamentan en servicios basados en datos y cuya principal característica ya no es el producto que busca el cliente, sino los datos relativos al producto. Las empresas inmobiliarias tienen la oportunidad de reposicionarse y valorar la posibilidad de prestar a los clientes un asesoramiento aún más completo, actuando como sus intermediarios frente al productor y ofreciéndoles plataformas para construir y gestionar fondos.
 

La Tecnología Inmobiliaria añade valor

La digitalización también puede ser útil en el desarrollo de activos. La Tecnología Inmobiliaria está creando nuevas oportunidades para enriquecer los activos con servicios que aumentan su atractivo. Aquí, el Big Data se complementa con las innovaciones tecnológicas. La personalización ya mencionada anteriormente, impulsada por ‘millennials’ acostumbrados a manejar tecnologías, se perfila como un factor clave.

Tomemos el ejemplo de los edificios inteligentes, equipados con sistemas de medición conocidos como ‘contadores inteligentes’ (incluyendo sensores), que pueden ayudar a optimizar la gestión o satisfacer mejor las necesidades individuales de los usuarios. Los datos transmitidos automáticamente acerca del uso eficiente de salas de conferencia de diferentes tamaños pueden ayudar a los responsables de un centro de conferencias a desarrollar el concepto de construcción. En los medios de comunicación ya se ha hablado  por ejemplo, de la nevera que hace pedidos de alimentos por sí sola. Este concepto de Internet de las Cosas funciona también en edificios, que, en este caso, miden su propio consumo de energía y encuentran la compañía eléctrica adecuada a través del networking. La gestión de instalaciones también está viviendo una revolución en sus funciones y necesidades.

Big Data, Tecnología Inmobiliaria, Blockchain, etc.: Motores de la innovación para el sector inmobiliario

Las novedades fuera del sector también pueden traer cambios en el sector inmobiliario. A más largo plazo y aunque se habla mucho de ellos, los vehículos sin conductor siguen enfrentándose a importantes retos. Aun así, puede que finalmente superen el viejo lema de “la ubicación, la ubicación y la ubicación”. Los vehículos conectados y autoconducidos ayudan al conductor con la navegación, el repostaje y a elegir la mejor ruta hasta su destino. Por tanto, es posible que el factor clave de la accesibilidad pase pronto a un segundo plano – y que los edificios de oficinas o residenciales situados en la periferia de áreas metropolitanas con pocos activos crezcan en importancia. La revolución que experimentará la industria de la automoción afectará también a la demanda y al desarrollo de productos en otros sectores.

¿Operaciones sin papel?

La digitalización también afectará profundamente los procesos básicos de las empresas. La información y consultoría ya están migrando a Internet, y es posible que pronto lo hagan los contratos digitales, lo que agilizaría enormemente los procesos de compraventa. Esto puede suponer que algunos terceros que tradicionalmente intervienen en la operación (como, por ejemplo, agentes inmobiliarios, bancos, etc.) dejen de ser necesarios.

Blockchain, la tecnología que existe detrás de criptomonedas como el Bitcoin, tiene el enorme potencial de poner patas arriba los procesos de compra en los sectores financiero e inmobiliario. Básicamente, con el Blockchain, las operaciones son verificadas por personas autentificadas en Internet y posteriormente se registran en un fichero como un ‘bloque’ inalterable de datos. El proceso completo tiene lugar de forma distribuida a través de los ordenadores de las partes implicadas. Con la cadena de bloques, una secuencia de anotaciones operativas que refleja el historial de un inmueble, se pretende garantizar la transparencia de la información y la disponibilidad permanente de los datos.

Blockchain: un libro mayor digital y descentralizado

Las ventajas son evidentes. La compra se realiza presionando un botón y los costes de la operación se reducen. Los datos esenciales se almacenan en el bloque y pueden utilizarse, por ejemplo, para practicar asientos en el Registro de la Propiedad. Los potenciales compradores pueden usar la cadena de bloques para obtener fácilmente información sobre la propiedad, haciendo innecesaria la función del intermediario.

En una etapa posterior , los posibles compradores podrían incluso definir ‘contratos inteligentes’ delimitando por anticipado el tipo de inmueble deseasen comprar, las condiciones y el rango de precios. Tan pronto como el inmueble adecuado estuviera disponible, la compraventa se realizaría de manera automática, guiada por el sistema. Al menos esa es la teoría.

Pero precisamente debido al efecto tan revolucionario que Blockchain tiene en los procesos operativos con los que estamos familiarizados, existen muchas incógnitas. La tecnología es compleja y requiere de mucha potencia informática. Los datos deben protegerse frente a caídas de sistemas e intrusos. La situación jurídica es incierta, especialmente en lo que respecta a la privacidad de datos e información y a la legalidad del Bitcoin como medio de pago. No existe además ningún estándar para fuentes de datos fiables ni para autentificar las redes de aprobación. La cuestión de una autoridad reguladora sigue sin resolverse, al igual que la de la compatibilidad con sistemas competidores.

Nuevos comienzos gracias a la revolución digital

Aunque las ventas de bienes inmuebles ya son una realidad con Blockchain en países como EE.UU. y Ucrania, la incertidumbre existente a nivel general sigue ofreciendo una oportunidad para el sector inmobiliario, que dispone de tiempo para explorar el nuevo entorno, redefinir su propia función y participar en la definición del proceso de realización de operaciones digitales en red.

Nuevos comienzos gracias a la revolución digital

No se trata simplemente de digitalizar una empresa porque haya que hacerlo, sino que el Big Data y las nuevas tecnologías ofrecen un enorme potencial para el sector inmobiliario. El reto para las empresas inmobiliarias consiste en sacar el máximo provecho posible a las nuevas opciones técnicas en cuanto a estrategias, activos y nuevas líneas de negocio. Los acuerdos de colaboración con startups también son concebibles.

“En el futuro, las empresas inmobiliarias venderán no solo espacio sino también servicios basados en el Big Data”.

Alexander Betz, Responsable del Programa de Digitalización de PATRIZIA Immobilien AG

Según Alexander Betz, “En el futuro, las empresas inmobiliarias venderán no solo espacio sino también servicios basados en el Big Data. Se convertirán en proveedores de soluciones. Los servicios que rodean a un edificio y las personas que trabajan o viven en él pasarán a ser más importantes”.

 

Photo: Getty, Fotolia

comparte este artículo: